Nuestras promotoras: María y Clara Ríos, propietarias de la panadería ‘Trigo Salvaje’ (Arañuel)

WhatsApp Image 2024-05-22 at 14.03.30

María y Clara son dos hermanas que hace tres años decidieron cambiar su vida en la ciudad por venirse al pueblo a abrir su propia panadería. Con esta idea iniciaron el camino, no solo de cambiar su estilo de vida de una cuidad más grande a un pueblo más pequeño, que ya conocían desde su infancia, sino que además por primera vez iban a emprender un proyecto empresarial propio.

2. ¿Desde cuándo tenéis la panadería abierta y cómo fue el proceso de solicitar las Ayudas LEADER?

Abrimos el 27 de diciembre de 2021. Ese mismo año en septiembre solicitamos la ayuda, pero nos habíamos estado informando desde 2020, ya que con el tema de la pandemia María se apuntó a una de las formaciones que hacía el GAL para informarse de las ayudas LEADER, con idea de iniciar un negocio en el pueblo. El proceso de solicitar la ayuda fue bastante largo, y duró hasta septiembre de 2021, hay que tener en cuenta que las ayudas LEADER son complicadas de gestionar por todo el papeleo que conlleva, pero Maria Ángeles nos orientó en todas las dudas que tuvimos y hasta nos llamaba si consideraba que nos faltaba alguna documentación o información que aportar.

3. ¿Cómo surgió la idea de abrir vuestra panadería en Arañuel, supuso un cambio de vida para vosotras?

Durante la pandemia, a mí (Clara) me coincidió un trabajo y ya me quedé a vivir en el pueblo, y María siempre había tenido la ilusión de abrir una panadería en Arañuel. Con todos los cambios laborales y en general de la pandemia, nos planteamos si era el momento de empezar con ese reto, y ahí que fuimos.

María: sí que fue un cambio de vida, pero nada que no me esperara, ya conocíamos el pueblo, sus altibajos de población.

Clara: para mí, aunque sí que tenía pensado quedarme en Arañuel, fue un gran cambio porque antes no me dedicaba a esto, y tuve que ir aprendiendo muchas cosas sobre la marcha.

4. Después de este tiempo, ¿qué es lo que consideraríais lo mejor de vivir en Arañuel, de emprender en el pueblo?

Creemos que una de las mayores ventajas de emprender en el pueblo es la calidad de vida, poder vivir en un entorno tranquilo y donde todos nos conocemos. Podemos disfrutar cada día de la naturaleza.

5. ¿Y lo peor?

 Lo peor es que te vas dando cuenta de las carencias que hay en nuestra zona, en nuestro caso falta de servicios con los que podríamos hacer crecer el negocio, o de algunos proveedores que nos podrían interesar, acceso a vivienda de alquiler todo el año, etc. Lo que más nos afecta es la estacionalidad del trabajo y la población, y creemos que es el mayor inconveniente para emprendedores en la zona, ya que es muy difícil mantener una estabilidad durante todo el año.

6. ¿Repetiríais?

Sinceramente, hay días que pensamos que todo el esfuerzo y dedicación no compensa, pero queremos ser positivas y aprovechar que vivimos donde queremos y trabajando en lo que hemos elegido. Sabíamos que no sería fácil, y en eso estamos.

7. ¿Qué expectativas e ilusiones futuras mantenéis?

 La verdad es que hemos tenido que renunciar a ideas o cosas que queríamos hacer en la panadería pero, al estar empezando, teníamos que adaptarnos bastante a la demanda general. Sí que creemos que ahora estamos en un punto en que podemos innovar un poco más, ser más creativas y probar de dar un giro a nuestros productos.

Clara, María, muchas gracias por atendernos y muchísima suerte y futuro para vuestro proyecto empresarial en Arañuel.